Crítica - A Escondidas

Etiquetas:


http://2.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSn_Gfv5SI/AAAAAAAAAUE/vjmtTVGPb0g/s1600/4.png

La continua carrera

 Mikel Rueda debutó hace cuatro años con la dura película “Estrellas que alcanzar”, ambientada en plena Guerra Civil española en torno al robo a las madres de sus hijos republicanos, con un gran trabajo de Bárbara Goenaga. Los personajes de Rueda (y así lo demuestran también sus cortometrajes “Present Perfect” , “Agua!” y “Cuando corres”) se enfrentan a la sociedad que les ha tocado vivir entre la incomprensión y el desasosiego, con una íntima y fugaz esperanza de cambiar el mundo de que les rodea, o al menos cambiar la vida que les proponen. Esa lucha de la que hace partícipes a sus personajes, Rueda la maneja con contención pero sin esconder la denuncia, y con la certera mano de un realizador que sabe expresar lo imprescindible sin necesidad de maquilla ni envolver artificialmente.

Estos rasgos los vuelve a demostrar en esta estupenda película, “A Escondidas”, donde se atreve a tocar varios palos sin golpear al aire en ninguno de ellos y sin desestabilizar la película. Así, nos propone la historia de un joven marroquí, Ibrahim, que tras venir a España se encuentra con los problemas que la sociedad y la burocracia le plantea, en paralelo con la historia de Rafa y su aparente vida normal perturbada de repente por su amistad con Ibrahim y su propio y misterioso mundo interior.



En cierto modo esta película es una continuación del último cortometraje “Cuando corres” en un intento por parte de Rueda de conocer un poco más la historia de aquel niño marroquí que llegaba asustado en los bajos de un camión. De darle la oportunidad que quizás otros nunca tuvieron y de ver qué desenlace le espera al final del camino, o al final del túnel, en una continua carrera por la supervivencia, en un mundo demasiado hostil.

Tanto amor, como amistad, envidias, recelos, familia…todo tiene cabida en el universo de Rueda y todo es manejado desde una naturalidad interpretativa, rodada en 16 milímetros y con confusos e intencionados movimientos de cámara buscando también esa naturalidad y transparencia del relato, conforme a un guión que pudiera parecer que guarda continuas improvisaciones en función del devenir de la historia y de los personajes. Un guión que a su vez se ve favorecido por una estructura temporal muy inteligente y que aporta un ápice más de emoción a todo el conjunto.
Rueda nos plantea dos formas de vivir a escondidas, de no mostrarte excesivamente: por un lado tus sentimientos personales y por otro tus orígenes. En ambos casos para no ir contracorriente, para no suscitar el rechazo de una sociedad que debiera siempre estar cuestionándose sus propios códigos éticos y morales.

A Escondidas” nos deja la entrañable presencia del recientemente fallecido Álex Angulo en otro estupendo trabajo, y está muy bien ambientada con una música que acompaña acertadamente en momentos importantes.

Una emocionante e intensa película que desborda humanidad y que mantiene un pulso narrativo constante con el espectador haciéndole partícipe de emociones, injusticias, dramas y esperanzas.





sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario