Crítica - Torrente 5. Operación Eurovegas

Etiquetas:


http://1.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSpoo9gwlI/AAAAAAAAAUk/uZXrU9_m6Zs/s1600/1.png

Ocean´s Torrenteleven

 Es indudable que la saga de Torrente es la más exitosa de la historia del cine español en cuanto a taquilla se refiere. Tanto es así que en muchos casos se habla de que la propia película “salva la taquilla española” el año correspondiente. Dados los fenómenos de este año de “Ocho Apellidos Vascos” y “El Niño (2014)”, probablemente este año no sea Torrente el salvador taquillero, pero a buen seguro que hará nuevamente buenos números, porque Santiago Segura no se ha movido ni un ápice de la fórmula ganadora, y apenas hay riesgos al respecto. Lo malo es que la gente se canse.

Dicho lo cual, tenemos todo el arsenal explosivo al que nos tiene acostumbrados la saga: secundario de peso junto con secundarios de segunda fila y de la gran fauna televisiva que puebla la televisión, múltiples escenas de acción, “nos hacemos unas pajillas”, cameos varios, sátira social y política…y por supuesto Torrente. En esta ocasión organizando un robo al Casino de Eurovegas. En este sentido, es inevitable la comparación con la película “Ocean's Eleven. Hagan Juego” aunque sólo en el sentido de la temática, ya que ni el propio Segura tiene como pretensión parecerse a ella y resulta en todo caso atractivo ver la que pueden organizar el “grupo especial” elegido en esta ocasión para el evento.




El guión es –como suele ser habitual- simple. La única incógnita será saber cómo funcionan todos los personajes y si harán reír, que a la postre es lo más importante del asunto. Y en este sentido resulta un poco decepcionante. Ya que la película se sitúa más en la órbita de la tercera y cuarta secuela, y algo lejos de la primera y segunda (ligeramente superiores al resto), por lo que sucede que nos encontramos con demasiados tópicos ya usados y que en un momento dado pueden resultar agotados hasta al mayor seguidor incondicional de la saga.

Nada que decir a la factura técnica de la película que incluso mantiene un buen nivel en las escenas de acción y en la fotografía. Y también resulta digno de elogio el pequeño homenaje a una de las parejas míticas del cine español como Pajares y Esteso, y sobre todo el homenaje a Tony Leblanc. Igualmente resulta atractivo el encontrarse sorpresivamente y en diversos momentos con cameos que a veces resulta ser lo más divertido de la película y que realmente están muy acertados. Pero esto de por sí, no es suficiente para evitar que la película sea otra más de la saga, sin pena ni gloria. Ni siquiera “resucitar” al Cuco de la segunda entrega, (probablemente lo mejor que ha dado la saga completa gracias al espléndido trabajo de Gabino Diego), de la mano ahora de Julián López aporta nada superior a esta quinta entrega.

Al que se acerque por primera vez a Torrente le gustará (como ha gustado a tanta gente) conocer a este curioso personaje. Al que no le guste la saga tampoco le gustará esta nueva película, y probablemente ni se le pase por la cabeza acercarse al cine y a la gran multitud que sigue una tras otra la serie de películas disfrutará de la misma manera –al menos- que lo hiciese con las dos anteriores.




sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario